Lejos de contenerse, la problemática mantiene a la capital como un punto de origen, tránsito y destino de la trata de personas

Lejos de contenerse, la problemática de la prostitución en la Ciudad de México crece a otras zonas distintas a las tradicionalmente conocidas y mantiene a la capital como un punto de origen, tránsito y destino de la trata de personas.

Se calcula que en la capital del país hay 250 mil mujeres y niñas en situación de prostitución, cifra superior por ejemplo a las 145 mil personas que usarán al día la Línea 6 del Metrobús o igual a la tercera parte de las que se mueven en la Red de Transporte de Pasajeros (RTP).

Del total de mujeres que ejercen esta actividad, el 88% no son originarias de la Ciudad de México; nueve de cada 10 empezaron a ser prostituidas desde los 12 años y el 99% son explotadas por redes de proxenetas y padrotes.

Un diagnóstico elaborado por la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe indica que las mujeres son traídas a la Ciudad de México de estados como Chiapas, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Tabasco, Quintana Roo y Veracruz.

El estudio, presentado en 2012, también refiere que son traídas de países del centro y sur de América como Chile, Brasil, Colombia, Ecuador y Argentina, aunque también de Europa del Este y Asia como Rumania, Bulgaria, Rusia y China.

ARTICULO AQUI

[printable page]