Nueva York, 03 may. 12. AmecoPress/SEMlac.- La violencia sexual sistemática perpetrada por miembros del clero de la Iglesia Católica en este y otros países llevó al no gubernamental ni confesional Centro de Derechos Constitucionales de los Estados Unidos (CCR por sus siglas en inglés) a representar a víctimas denunciantes de esas presuntas violaciones a los derechos humanos en un caso ante la Corte Internacional Penal.

El CCR representa a la Red de Sobrevivientes de Personas Abusadas por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), creada en Chicago en 1988. La Red no gubernamental nació hace dos décadas en Ohio, Estados Unidos, y se extendió por el mundo, hasta contar hoy día con más de 9.000 afiliadas y afiliados.

 Barbara Blaine, trabajadora social estadounidense, fundadora y presidenta de SNAP, explicó que hace apenas dos semanas presentaron un suplemento adicional del caso a la Corte Internacional Penal, porque la respuesta ha sido tan grande que ya cuentan con 500 casos adicionales provenientes de 65 países más.

El CCR es dirigido por sobrevivientes "para proteger a niños y adultos vulnerables, poner fin a la violencia sexual e impedir que otros vivan los graves daños sufridos por víctimas y sobrevivientes y los riesgos que corren muchos católicos mientras no se haga justicia", dice su pronunciamiento.

Cinco querellantes individuales -víctimas y sobrevivientes de esa forma de violencia- presentaron el 13 de septiembre del año pasado los primeros casos ante la Fiscalía de la Corte Internacional.

Sus testimonios concretos documentan tres décadas de tales abusos contra más de 100.000 personas que, durante su niñez y adolescencia, fueron presuntamente abusadas por sacerdotes.

CONTINUA

[printable page]