La pena por comprar sexo podrá llegar a los 3.500 euros

Madrid, 7 de abril. 16. AmecoPress. Tras dos años de debate parlamentario, Francia aprobó finalmente ayer, 6 de abril, una ley integral sobre prostitución basada en los derechos humanos. Entre las medidas recogidas destaca la penalización de los compradores de servicios sexuales y la despenalización de las personas que ejercen la prostitución.

Con el objetivo de avanzar para acabar con la prostitución, Francia se sitúa como el quinto país europeo que penaliza al consumidor de servicios sexuales; esta medida ha sido previamente implantada en Suecia, Noruega, Islandia y Reino Unido.

Aquellos que compren sexo podrán ser penalizados con una multa de 1.500 euros, que podrá ascender a 3.500, en caso de que existan delitos previos. Además se implantaran cursos de sensibilización para que los consumidores conozcan lo que esconde esta práctica. Con estas medidas el ejecutivo francés pretende que descienda considerablemente la demanda.

 En el intento de garantizar que la prostitución no sea una alternativa, el Gobierno francés aportará ayudas económicas destinadas a apoyar y reinsertar a todas aquellas mujeres que quieran dejar de ejercer la prostitución; además de facilitar el permiso de residencia, durante al menos seis meses, a las mujeres víctimas de trata con fines sexuales.

CONTINUA

[printable page]