Panamá, 25 abr (EFE).- Los países latinoamericanos y caribeños cuentan en general con un andamiaje legal contra la violencia de genero, pero esas leyes no se aplican, lo que alimenta la impunidad e impulsa delitos como los feminicidios y la trata, coincidieron hoy expertas reunidas en Panamá.

Factores culturales como sociedades patriarcales en las que ciertas conductas violentas contra la mujer son aceptadas, falta de presupuestos, así como una nueva dimensión trasnacional del fenómeno con la incursión del crimen organizado y su gran capacidad de corrupción, son los principales factores que impulsan esa actitud inerme de la Justicia.

Así lo explicaron a Efe expertas de la región que participan en el taller "Nuevas modalidades de criminalidad contra las mujeres", que se desarrolla hasta mañana en la capital panameña como parte de una campaña de las Naciones Unidas para acabar con la violencia de género.

"En América Latina y el Caribe tenemos leyes de algún tipo contra la violencia" contra la mujer, pero "el tema está en su implementación", afirmó a Efe Nadine Gasman, directora de la Campaña del Secretario General de la ONU "ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres".

Ponerle "un alto a la impunidad pasa por decir que hay que aplicar las leyes que tenemos, asegurarnos que los sistemas funcionan, trabajar con los operadores de justicias y pedirles resultados, ver cuáles son sus sentencias", añadió.

Continua...

[printable page]