LIMA, 15 ago 2016 (IPS) - Con una multitudinaria marcha, bajo la consigna “Ni Una Menos”, la sociedad peruana se pronunció contra la violencia hacia las mujeres, en lo que representa una toma de conciencia colectiva en el tercer país en agresiones sexuales del mundo.

La manifestación en Lima el sábado 13, a la que acompañaron protestas en una decena de otras ciudades del país, surgió como rechazo a sentencias judiciales que han escandalizado por ser muy benignas con los agresores en casos de feminicidios, maltrato de varones contra sus parejas o exparejas y agresiones sexuales.

El caso que detonó la protesta fue el de Arlette Contreras, golpeada brutalmente en julio de 2015 por su entonces pareja en un hotel de la sureña ciudad de Ayacucho, Adriano Pozo, en una agresión registrada por las cámaras de un hotel.

Pese a ello, a Pozo, hijo de una autoridad política de la zona, se le sentenció a solo un año de prisión suspendida, por los cargos de feminicidio en grado de tentativa y violación, por los atenuantes de estar ebrio y actuar por celos. Un tribunal superior ratificó el fallo el mes pasado, en lo que el fiscal del caso calificó como “indignante”.

“Queremos justicia, queremos que esos hombres agresores, esos hombres violadores y asesinos vayan a la cárcel. Queremos que el Estado nos dé seguridad a nosotras, las víctimas”, comentó Contreras a IPS durante la marcha, cuyo recorrido encabezaron víctimas y familiares y que terminó ante el Palacio de Justicia.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud y otros organismos indican que Perú es el segundo país de América Latina en asesinatos de mujeres por razón de género, además del tercero del mundo en violaciones, con la particularidad de que 42 por ciento de esas agresiones son en sus hogares y 90 por ciento de las denuncias quedan impunes.

“Basta ya”, “Fuera violadores”, “Poder Judicial, vergüenza nacional”, “Tocan a una, tocan a todas”, fueron algunas de las consignas más coreadas durante la marcha, en que participaron unas 100.000 personas según los organizadores de una protesta surgida desde las redes sociales y sin banderas partidistas, aunque el presidente Pedro Pablo Kuczynski y miembros de su gobierno concurrieron a la movilización.

CONTINUA

SEE ALSO:

[printable page]