El papa Francisco recibió en 2015 una carta de una víctima que describía con detalle los abusos sexuales que sufrió y cómo las autoridades eclesiásticas chilenas intentaron ocultarlo, contradiciendo las recientes insistencias del pontífice sobre que ninguna víctima había reportado lo ocurrido, según dijeron a The Associated Press el autor de la carta y miembros de la comisión sobre abusos sexuales formada por el propio Bergoglio.

El hecho de que Francisco recibiera la misiva de ocho páginas, a la que tuvo acceso AP, cuestiona sus insistencias de que tiene "tolerancia cero" a los abusos sexuales y los esfuerzos por taparlos. También pone en duda su declarada empatía con los sobrevivientes de abusos, en la crisis más seria de sus cinco años de papado.

photo El papa Francisco hace una declaración a los periodistas a bordo del avión durante el vuelo de regreso a Italia tras su visita apostólica a Sudamérica./ EFE

El escándalo estalló el mes pasado cuando el viaje de Francisco a Chile se vio empañado por las protestas por su firme defensa del obispo Juan Barros, acusado por las víctimas de encubrir los abusos del reverendo Fernando Karadima.

Durante su viaje, Francisco rechazó de plano las acusaciones contra Barros como "calumnias", al parecer ignorando que las víctimas le habían situado en la escena en algunos de los crímenes de Karadima.

En el avión de vuelta al Vaticano, ante preguntas de los periodistas, el papa dijo: "Usted me dice con buena voluntad que existen las víctimas. Pero yo no las he visto, no se han presentado".

CONTINUA

VEA TAMBIEN:

 

[printable page]