Hay muchos motivos: las mujeres sufrimos múltiples discriminaciones, una permanente invisibilización y violencia por el hecho de ser mujeres. Por eso, para el próximo 8 de marzo, el Día de la Mujer, muchos países han convocado un paro internacional de mujeres.

Las feministas llaman a hacer un paro en las tareas de cuidados –desarrolladas fundamentalmente por mujeres, de un modo invisible - y también en el empleo productivo, a lo que se añadirán huelgas de consumo, manifestaciones, vigilias y concentraciones. La Plataforma del 7N comienza el martes a las 23.45 h con una concentración con antorchas en la Puerta del Sol de Madrid, a las 00.00 horas encendiendo velas, también convoca a llevar a cabo un paro de 12 a 12:30 en las aulas, los empleos, los cuidados y el consumo, y a participar en la manifestación que a las 19 horas partirá de Cibeles hacia Plaza de España.

En definitiva, se trata de un día de protestas en la que cada mujer puede optar por la que prefiera o considere más oportuna: paros parciales en el trabajo, huelga de consumo, no consumir en empresas con publicidad o reclamos sexistas, no ocuparse de las tareas de cuidados.

En el caso de la huelga en el puesto de trabajo, en el Estado español, el sindicato Confederación Intersindical ha convocado oficialmente para el 8 de marzo paros parciales, que ya ha registrado en el Ministerio de Empleo y ha comunicado a las patronales CEOE y Cepyme. CCOO y UGT apoyan y secundarán la jornada de lucha, pero no ven necesario hacer una convocatoria general de huelga. Ahora bien, conviene recordar que este paro internacional incluye a todas las mujeres “ocupadas y desocupadas, a las asalariadas y a las que cobran subsidios, a las cuentapropistas y a las estudiantes, porque todas somos trabajadoras”.

El “Paro Internacional de Mujeres” busca la unidad de todas las mujeres en una huelga que protesta contra la violencia machista, la brecha salarial, por el derecho al aborto y para visibilizar el trabajo de cuidados, entre otras cosas.

CONTINUA

[printable page]