Las fiscales Claudia Paz y Paz y Ángela Buitrago sufren una campaña de difamación mientras investigan el caso de desaparición de Ayotzinapa 

Claudia Paz y Paz (Guatemala) y Ángela Buitrago (Colombia) son dos fiscales reconocidas a nivel internacional por investigar crímenes de lesa humanidad. Actualmente ambas forman parte del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI, www.giei.info) designadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el caso de desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Durante las últimas semanas, las abogadas han sido objeto de una campaña de señalamientos infundados, calumnias y difamaciones a través de declaraciones a los medios de comunicación, conferencias en universidades y redes sociales. Una vez más, es necesario defender a las defensoras de los derechos humanos.

La campaña contra estas fiscales se lleva a cabo con un considerable despliegue de recursos económicos a 16 meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y con el propósito de denostar la ética profesional y la calidad moral de ambas abogadas y mermar la legitimidad y el reconocimiento alcanzado hasta ahora por el GIEI, que en su informe presentado en septiembre de 2015 ofreció nuevas líneas de investigación que cuestionan la investigación oficial del Caso Ayotzinapa.

Claudia y Ángela son expertas en investigar delitos como desaparición forzada, tortura y ejecuciones extrajudiciales, habiendo llevado a juicio principalmente a actores poderosos como militares, narcotraficantes, políticos, abusadores sexuales, entre otros, y logrando sentencias históricas sin precedentes.

CONTINUA

[printable page]