Un pueblo de apenas 10.000 habitantes en el que las mansiones y el lujo conviven con miles de mujeres que se ven obligadas a prostituirse

CIUDAD DE MEXICO.- Tenancingo podría ser un pueblo mexicano cualquiera, con su iglesia en el centro, sus calles de casas bajas y los caminos de tierra en los alrededores. Pero no lo es.

El impresionante Ferrari rojo a las puertas de un hotel, las viviendas con torres de colores y cristales tintados, la camioneta Lincoln estacionada en la calle no serían parte del paisaje en un pueblo mexicano cualquiera, pero sí de Tenancingo, "la capital de la trata de personas". Así la han bautizado organizaciones de ayuda a las mujeres, que advierten que en esta localidad de apenas 10.000 habitantes, ubicada en el estado de Tlaxcala, cerca del 10% de la población se dedica al reclutamiento, explotación sexual y venta de mujeres

VER ARTICULO Y VIDEOS
.

[printable page]